lunes, 26 de marzo de 2007

COMPARTEN EXPERIENCIA ESPAÑOLA

El foro de análisis y consulta de la Ley General del Deporte, fue también una plataforma para conocer diferentes puntos de vista.
Cortesía EDITORIAL KINO Y SAN DIEGO HOY
BAJA CALIFORNIA (Grande por Tí).- Carlos del Campo Colás, secretario general de la Liga Española de Fútbol compartió importantes aportaciones sobre la experiencia de la administración deportiva y la estructuración de un marco jurídico acorde con el desarrollo de esta actividad en su país.
“Existe una distinción muy clara, pues las federaciones digamos que manejan, controlan y distribuyen lo que son las selecciones nacionales del deporte base y las ligas los clubes”, dijo el representante del balompié ibérico.
Del Campo Colás fue el encargado de dar una de las tres conferencias magistrales efectuadas en el marco del primero Foro de Consulta y Análisis de la Ley de Cultura Física y Deporte.
“Básicamente lo que realizan las federaciones como labor importante es el fomento de la actividad deportiva y especialmente a lo que se refiere al deporte de base”, detalló del Campo Colás en torno a la situación de autonomía que impera entre el organismo que aglutina a los clubes y aquel que representa al balompié ante la FIFA, correspondiente a la Real Federación Española de Fútbol.
En torno al caso de la Carta Olímpica y su relación con el marco legislativo en España, el secretario de la liga comentó: “la carta Olímpica está por encima de lo que se refiere al deporte olímpico, pero en cualquier caso tenemos una autonomía propia de lo que son nuestras leyes”.
En la carta, detalló, obviamente hay una concordancia entre lo que es el Comité Olímpico Nacional y el Comité Olímpico Internacional y no hay absolutamente ningún problema.
Del Campo Colás, resaltó que el deporte español tuvo un cambio fundamental basado a partir de la realización de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, que resultaron benéficos en diferentes ámbitos
“Fueron fundamentales por que desde el punto de vista no deportivo, la ciudad de Barcelona se abrió más, se abrió al mar, la ciudad de Barcelona se cambió de la noche a la mañana y desde el punto de vista de inversiones públicas fue maravilloso”, sostuvo.
“Desde el punto de vista deportivo, se estableció un programa conocido como ADOL o de ayuda al deporte olímpico en el cual se captaron recursos de empresas privadas con una contraprestación publicitaria de patrocinio y lo cual supuso un incremento muy grande que fue la obtención de medallas”.
Este plan actualmente sigue en vigor y ha dado varios frutos, recordó el directivo ibérico, lo cual se ha visto reflejado en una gran planificación y que últimamente ha relevado en el terreno internacional para la experiencia española.
La legislación comienza a surgir desde el inicio de la década de los 90’, dijo del Campo Colás. “Después ha habido un desarrollo reglamentario, lo cual se ha ido puliendo y estableciéndose todas aquellas cuestiones a través de los Reales Decretos”.