domingo, 24 de junio de 2007

PACTAN REVANCHA DIRECTA

Brandon Gushiken es atendido por las asistencias médicas, luego de que recibió un golpe ilegal en la cabeza, de acuerdo con el reglamento, al estar arrodillado en pleno combate.

Especial para EL NOTERIO

CIUDAD ABOMINABLE.- Las cuentas quedaron pendientes entre Brandon Gushiken y Gerardo Flores, luego de que el primero sufriera un golpe considerado como no permitido y que dilató el combate por varios minutos.
Gushiken y Flores protagonizaron una de las dos peleas de campeonato dentro del espectáculo de artes marciales mixtas “Cage of Fire”, el cual registró una gran entrada el fin de semana pasado en el auditorio Fausto Gutiérrez Moreno.
Tanto el representante de la escuela Kung Do Lama, originario de Quintana Roo, en el caso de Flores, como el bajacaliforniano adoptivo, Gushiken, protagonizaron uno de los mejores combates de la noche.
La contienda estuvo pareja, con una demostración técnica por parte del quintanarroense Flores en cuanto a recursos de kick boxing y shoo fighting. Gushiken, por su parte, optó por la lucha cuerpo a cuerpo, buscando el sometimiento con base en llaves.
El duelo llevaba ya el segundo round de duración, hasta que a los cuatro minutos con cuarenta segundos de ese asalto, Gushiken, quien se encontraba con una rodilla en el piso, recibió curiosamente un rodillazo por parte de Morales que lo dejó inconsciente por algunos momentos.
Esto obligó a que el referee Jason Herzog suspendiera provisionalmente el duelo, ya que por regla, cuando se da un golpe no permitido que afecte al peleador, este tiene cinco minutos de tolerancia para recuperarse.
De lo contrario, se decreta el triunfo por descalificación de quien da el golpe ilegal y se decreta ganador al lesionado. Este criterio se aplicó en el duelo, declarando ganador a Gushiken.
Sin embargo, los promotores anunciaron una revancha directa entre ambos contendientes para designar campeón en la próxima confrontación de la “Jaula de Fuego”.