martes, 11 de noviembre de 2008

QUETA BASILIO, DE REGRESO EN CASA

Por: JA Ko Woo

MEXICALI, Baja California, 16 de septiembre de 2008.— La fecha del 12 de octubre de 1968 permanece aun fresca en la memoria de la gacela mexicalense Norma Enriqueta Basilio, justo cuando ascendió hacia el pebetero del Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria.
Ella no sólo se convirtió en un atleta más en llevar el fuego olímpico hacia la cúspide del recinto, sino que también fue la primera mujer en la historia moderna de los Juegos en contar con tal distinción, en una celebración que en los tiempos remotos estaba limitada sólo para los hombres.
Y sin embargo, en los primeros y hasta ahora únicos Juegos Olímpicos celebrados en Latinoamérica, Basilio, sigue dejando huella al recordar ese momento y al estar de vuelta en el estado que la vio nacer.
“Se puede decir que aquí empecé mis pininos en el atletismo”, mencionó la otrora atleta que también ha desempeñado tareas legislativas, además de ser madre de familia de deportistas internacionales, como es el caso de su hijo Oliver, quien también ha representado a México en competencias en el extranjero en deportes como el polo acuático.
Ahora, Basilio forma parte del comité organizador de los festejos por el paso del fuego simbólico en el aniversario de los Juegos de México 68. “A partir de la frontera norte, conmemorar esta gran fiesta tiene un gran significado, al reunir a todos los competidores que estuvimos en esta olimpiada que nos trae muy gratos recuerdos”, mencionó. “Para una hija de estas tierras representa un gran orgullo, como orgullo poder representar a la juventud mexicana al portar la antorcha y prender el pebetero en aquella justa deportiva olímpica realizada en nuestro país, siendo la única en Latinoamérica”, agregó.
Su tierra, Baja California, no sólo representa la puerta más alejada de la patria, sino también la más ancha e importante, ya que a partir de la frontera los bajacalifornianos como mujeres y hombres que han aprendido de la tierra la fertilidad y el esfuerzo del trabajo permanente. “Conmemorar esta décimo-novena Olimpiada es recordar un hecho histórico y sobretodo la capacidad un pueblo por superar problemas y cumplir con sus compromisos”, indicó. “Hoy como ayer México saldrá adelante y en este evento con la participación de niños, jóvenes y adultos de toda la nación es un llamado a reiterar para vivir en paz con respeto y amistad entre los mexicanos”.
Basilio Sotelo, quien partió ya rumbo a Quintana Roo para estar presente en el arranque de la Ruta 2 del recorrido en el sureste mexicano, agradeció el apoyo otorgado por el Gobierno del Estado de Baja California a través del Instituto del Deporte y la Cultura Física de la entidad (INDE) haciendo posible este esfuerzo.
El inicio del recorrido por el estado, que tuvo una duración de tres días, se dio en el puerto de Ensenada. De ahí, el pelotón se dirigió a Playas de Rosarito para después estar en el Centro de Alto Rendimiento en Tijuana y de esta ciudad pasó por Tecate y varios puntos intermedios como las delegaciones de Mi Ranchito, El Hongo, en el municipio de Tecate, al igual que la Delegacion Progreso y la ciudad de Mexicali en el municipio del mismo nombre junto con San Luís Río Colorado en el vecino estado de Sonora.