martes, 5 de agosto de 2008

BITACORA OLIMPICA

Por Arturo Couoh

Luego de hacer esperar tanto a nuestro estimado amigo y colega, Ángel González, nos hemos sentado finalmente a redactar estas líneas esperando poder iniciar este espacio con algunas reflexiones y comentarios al estar ya cerca de la máxima justa en el deporte mundial.
El ayuno se prolonga cada cuatro años para los aficionados, pero cada ciclo es un largo camino para aquellos que se someten a una extenuante preparación. Sabemos que con base en los resultados que se vayan dando en los Juegos Olímpicos habrán reacciones y polémicas, pero sólo quien está ahí, en la pista, el terreno de juego o el escenario, sabe lo que sucede dentro de sí.
En el mundo existen atletas extraordinarios, y no todos han podido llegar hasta ese máximo escaparate y dentro del grupo de quienes lo han logrado, se encuentran los que han sido participantes, los que han sido contendientes y protagonistas y, desde luego, aquellos que han llegado al podio, el máximo escenario de la gloria.

Sin corona y eclipsados
Muchos protagonistas han sido verdaderos reyes sin corona, otros han vivido eclipsados. En el caso de los primeros valdría la pena recordar a Steve Prefontaine, considerado como uno de los mejores en los 5 mil metros, aunque en su única participación en Juegos Olímpicos, en Munich 1972 no pudo ascender al podio.
“Pre” buscaba una segunda oportunidad para Montreal 1976, pero no tuvo tiempo para ello, ya que moriría en un accidente automovilístico justo cuando se encontraba en pleno proceso de preparación el 30 de mayo de 1975 en Oregon, cuando tenía apenas 24 años de edad.
Uno de sus grandes logros fue la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 1971 en la misma prueba de los 5 mil, cuando participó en la justa continental celebrada en Cali, Colombia.

El mito
En la historia del atletismo nortaeamericano, Prefontaine se convirtió en un mito, primero por haber sido uno de los mejores corredores en nunca conquistar una medalla olímpica y después por haber muerto a tan corta edad, que lo hace compartir un rasgo en común con otros íconos populares como James Dean, al fallecer también a los 24 ó Jim Morrison (28) en la música, por ejemplo.
La vida de “Pre” fue llevada en dos ocasiones a la pantalla, dentro de una especie de género cinematográfico que poco a poco ha comenzado a configurarse como el filme-ficción deportivo.
El primero de dichos filmes se proyectó en 1997 bajo el título de “Prefontaine”; mientras que un año después, en 1998, saldría al público la película “Without Limits”, o “Sin límites”, la cual ha sido proyectada en diversas ocasiones en la televisión abierta, al igual que el documental “Fire on the track” o “Fuego en la pista”.

Bajo la sombra de Phelps
Dentro de la natación mucho se habla sobre los récords y el total de medallas que esperan que consiga el norteamericano Michael Phelps, considerado por muchos como el fenómeno y sucesor del australiano Ian Thorpe.
Pero, si Michael Phelps no fuera el protagonista de las principales competencias acuáticas, ¿quién sería el nadador número uno?
Mucho se habla de Ryan Lochte, de la Universidad de Florida y quien posee el récord mundial en los 200 metros dorso, mantiene una buena relación amistosa con el primero.
Lo cierto es que durante los “trials” o eliminatorias olímpicas de Estados Unidos, celebradas semanas atrás en Omaha, Nebraska, Lochte y Phelps protagonizaron una singular rivalidad.
“Muchos nadan para finalizar en segundo lugar cuando ven a Phelps en la alberca por que creen que es invencible, pero yo siento lo contrario, creo que tarde o temprano podría lograrlo”, declaró Lochte al final de las eliminatorias.

Luto y honor
La oficina de prensa del COI dio a conocer recientemente sus condolencias por la muerte del exdirigente suizo Kurt Furgler, un estadista como pocos y quien además fuera nombrado miembro de honor del comité Olímpico Internacional al trabajar en las comisiones de ética y nominaciones. ¡Descanse en Paz!
Gracias a todos ustedes, esperamos estar de vuelta con otra Bitácora Olimpica.