martes, 5 de agosto de 2008

BITACORA OLIMPICA

Julio Arturo COUOH

El reloj sigue su cuenta regresiva, luego de que se abrieran las puertas de la Villa Olímpica en Beijing, donde de acuerdo con los reportes generados desde la capital china, la densa capa de “smog” es un factor a considerar.
Tal vez los atletas mexicanos no tengan problema al respecto, al estar varios de ellos acostumbrados a entrenar en un ambiente como el de la Ciudad de México.
La humedad es otro de los factores en los que se ha hecho un claro hincapié, al grado de que hasta los integrantes de la delegación de casa (los chinos) aunque quisieron despojarse del saco rojo, pero sus dirigentes los obligaron a volver a ponérselos para estar con el uniforme completo.
Inclusive el inmenso Yao Ming no soportaba los embates de la humedad y del calor. Por cierto, el intento de entrevista que quiso hacer Alberto Lati al gigante de la NBA quedó solo en eso.
Yao, acostumbrado a los grandes reflectores de las cadenas internacionales en las duelas, simplemente pasó de largo ante el micrófono del mentón más prominente de la crónica deportiva.
Solo espero que Yao de la cara, independientemente de los resultados que tenga la selección china en el Baloncesto, donde Argentina es la gran obligada a defender el título, pero hay otros equipos que siempre estarán al acecho (USA Basketball, there you may go!)

Sólida propuesta
En la ruta a Beijing, una de las propuestas que más han llamado la atención ha sido la de TVC Deportes.
Sin tanta gala de recursos y sin tanto despliegue técnico, pero eso sí, ricas en contenidos, las transmisiones de TVC se han caracterizado por contar con una serie de programas especiales previos.
Además, a ello se suman las entrevistas con los deportistas mexicanos desde una óptica que muchos extrañábamos, frente al “panbol nuestro de cada día”.
¿Qué hubiera sido de la selección mexicana en caso de haber calificado? Realmente, eso es algo que no me lo imagino.
A ritmo de “La vida no es lo mismo sin fútbol”, a cargo de Jáuregui retumbaría a diario el sonsonete de cada domingo que surgió como reacción a la campaña “Yo Amo el Fútbol”, de TV Azteca.
Esto no es nada nuevo. En Argentina, los “tracks” futboleros forman parte de todo un género, en Fox Sports desde la tierra gaucha, esto era perceptible, desde finales de los 90’, habría que recordar los programas de Martín Lieberman, o inclusive las presentaciones de Quique Wolf en sus primeros años con ESPN y su “Simplemente Fútbol”.
En Brasil, si se diga. De lo contrario habría que preguntárselo a unamigo hostalero, Alexandre Campista con quien mantengo contacto vía MSN se hace desde hace años y quien me tenía una habitación lista para los Panamericanos, hasta que resonó una ”voz del más allá” que nos impidió hacer el viaje. Pero, eso a todos les pasa.
A las interminables notas del naciente torneo, se sumarían las aventuras de Hugo y los Niños Verdes, aunque eso ya ha quedado atrás. Aunque, las televisoras mexicanas, harán nuevamente de estos juegos, para su público, un verdadero circo.

Con los pies en la tierra (o en el agua)
El pasado fin de semana, tuvimos la oportunidad de seguir la entrevista hecha por TVC a Adriana Marmolejo, quien en diciembre pasado estuviera en el Complejo Acuático del CAR aquí en Tijuana para participar en el Campeonato Nacional de Curso Corto.
Fue una entrevista amena, agradable y en la cual la nadadora fue clara en su objetivo. Consciente de que el podio es una misión difícil, Marmolejo dijo que su aspiración es llegar hasta una final.
Las pruebas serán difíciles considerando que de acuerdo con los pronósticos de los expertos, a algunas nadadoras con experiencia, rose y proyección como Amanda Beard, por ejemplo, se le pronostica cuando mucho alcanzar una medalla de plata.
Y eso que la popularidad y los bonos de Beard se han incrementado tanto en el último año. La “sirena” norteamericana posó para Playboy y el día en el que otorgó su sesión de autógrafos, los aficionados que se congregaron para conocerla, salieron hasta de las piedras.

Cobertura Total (…mente patética)
Tal y como suele suceder cada cuatro años, la cadena Televisa se da a la tarea de estructurar sus campañas de promoción de sus coberturas especiales cuando se trata de mundiales de fútbol o Juegos Olímpicos.
Recurren a talento artístico y diferentes colaboradores periodísticos. Su competidora principal, Azteca, también lo hace recurriendo al toque humorístico. Sin embargo, en los últimos años, los promocionales son cada vez menos creativos.
Hace un par de días observábamos la campaña promocional rumbo a Beijing 2008. Un jingle del reggaetonero “Nigga” (o “DJ flex”, como se le conoce en Estados Unidos, por obvias razones) fue suficiente para colocar al grupo completo de cronistas, lectores de noticias, animadoras, comediantes y conductores en un spot verdaderamente patético.
Hace cuatro años, en Atenas, un despliegue similar tuvo objeto aunque se dieron circunstancias un tanto bochornosas al momento de hacer los enlaces y coberturas en lugares restringidos.
A esto se agregaron los “sketches” de Eugenio Derbez y otros comediantes en zonas arqueológicas como la Acrópolis o El Partenón, donde inclusive está prohibido llevar chicles, por que al escupirlos, estos suelen adherirse al piso y es muy costoso removerlos, además de que dañan el entorno de una zona declarada como Patrimonio Universal.

Héroe de Guerra V.I.P
Eduardo Salazar, quien había estado en la Guerra de Irak, asignado como corresponsal, intentó hacer una nota frente a una instalación de la OTAN en Grecia previo a los Juegos Olímpicos de Atenas.
El equipo de noticieros, argumentando que estaba en la vía pública, hizo tomas sin autorización de los cuerpos de seguridad y comenzaron las detenciones.
Es de extrañarse que de alguien con ese tipo de experiencia haya decidido levantar imagen de zonas con acceso limitado sólo a personal castrense.
Es como si alguien de nosotros se dirigiera a Camp Pendelton o a la base naval en Coronado, y de buenas a primeras comenzara a tomar fotos. O inlclusive en el Aguaje de la Tuna. Es obvio que habría una detención.
Recuerdo que durante la temporada pasada en San Diego, los Cargadores realizaron algunas prácticas en Pendelton y otra en North Island, a bordo del USS Reagan. Para poder acceder a esas zonas, era necesario acreditarse con personal militar y al momento de arribar se tenía que hacer con el equipo y escoltado por los jefes o personal de prensa y relaciones públicas de los Marines o de la Armada.

Siempre escoltados
En febrero de 2007, durante el Super Bowl XLI en Florida, el USS Gridley atracó en Miami y sólo mediante arreglos entre el Comité Organizador del Super Tazón y personal de la Armada se dispuso de un grupo especial que llevó hasta el muelle a la prensa, y un oficial fue el encargado de recibir a los reporteros para el tour por esa embarcación.
El Teniente Travis Coates, quien había sido el encargado de coordinar la visita guiada en Miami, alertó en qué partes del barco se podían tomar fotografías y en qué partes no. La cobertura siempre fue escoltada como principal disposición cuando los medios accedieron a la visita.
Otro caso aún más en contexto propio se dio durante la premiación de la Olimpiada Nacional en 2007 en Los Pinos, donde el acceso fue a través del cuartel de los Guardias Presidenciales. Algunos invitados de otros estados querían fotografiarse en la “Humvees” y las tanquetas, pero no fue posible, por que al tratarse de instalaciones militares, estaba prohibido levantar material gráfico y las fotos del “recuerdo” sólo podían tomarse en la zona del jardín donde fue el acto, al igual que en los accesos exteriores a la Residencia Oficial.

Rumbo a Hermosillo
Como es de todos sabido, y a propósito de ceremonias de reconocimientos presidenciales, vale la pena mencionar que por primera vez este acto protocolario no se llevará a cabo en la Ciudad de México.
La ceremonia de reconocimiento de la O.N. tendrá lugar en Hermosillo, Sonora, esta semana. Los contingentes y equipos de atletas ya están listos para participar en este evento que se realizará a una semana del arranque de los Juegos de Beijing. Tal vez, hubiera sido más vistoso que se llevara de manera conjunta con el abanderamiento de los Olímpicos, como sucedió en 2006, previo a los Juegos Centroamericanos de Cartagena de Indias en el Campo Marte. Esta columna también podrán consultarla en: www.elnoterio.blogspot.com